Wagner von Jauregg, Julius (Premio Nobel de Medicina en 1927)
Foto: Wikipedia commons, sin autor.

Recibió el Premio Nobel por: por su descubrimiento del valor terapéutico de la inoculación de la malaria en el tratamiento de la demencia paralítica.

Importancia de la investigación galardonada: La demencia paralítica es una complicación tardía de la sífilis. Los pacientes presentan graves cuadros de alteraciones mentales y dificultades progresivas para el movimiento.


(Nació el 7 de marzo de 1857 en Wels, Imperio austríaco; murió el 27 de septiembre de 1940 en Viena, Alemania nazi.)

Médico, su padre era Adolf Johann Wagner y su madre, Fritz Wager. Estudió medicina en la Universidad de Viena en 1874 y en 1880, recibió su doctorado con una tesis llamada L'origine et fonction du coeur accéléré (El origen y la función del corazón acelerado). De 1889 a 1893 fue profesor extraordinario de la Facultad de Medicina de la Universidad de Graz; regresó ese mismo año a Viena para ocupar el cargo de profesor extraordinario de Psiquiatría y Enfermedades Nerviosas y fue también director, ese mismo año, de la Clinic for Psychiatry and Nervous Diseases. En 1887, observó que los pacientes con sífilis que sufren paresis (parálisis muscular progresiva), afecciones nerviosas y locura, mejoraban al sufrir accesos de fiebre. Decidió entonces que se les inoculara el microorganismo que causa el paludismo, que en caso de comprometer la vida del individuo podía ser controlada con quinina. El experimento se realizó en 1917, con resultados sorprendentes: se trataba del primer uso de la piroterapia, tratamiento por medio de la fiebre, o de la terapia de choque, atacar una enfermedad provocando otra. Esta innovadora técnica fue aceptada pronto y aplicada de forma general a otras enfermedades. Además, el doctor Wagner fue experto en los problemas de la glándula tiroides, como el cretinismo y el bocio. Debido a que a veces estas enfermedades se deben a deficiencia de yodo y pueden combatirse administrándolo. Convenció al gobierno austriaco para realizar una campaña en las zonas donde el bocio es endémico, distribuyendo a la población sal común mezclada con yoduro sódico (Alfonseca, 1999). Estudió también formas de tratamiento de la psicosis con preparados de glándulas tiroides. En 1927, recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por la técnica de la piroterapia. Entre sus obras se destaca Verhütung und Behandlung der Progressiven Paralyse durch Impfmalaria (Prevención y tratamiento de la parálisis progresiva mediante el paludismo, 1931). El doctor Wagner se retiró en 1928 y permaneció activo hasta el día de su muerte a la edad de ochenta y tres años.
Da origen a: tratamiento de Wagner – Jauregg.