Tonegawa, Susumu (Premio Nobel de Medicina en 1987)
Wikipedia commons, sin autor.

Recibió el Premio Nobel por: Su descubrimiento del principio genético para la formación de diversos anticuerpos.

Importancia de la investigación galardonada: Para la formación de anticuerpos, una parte del ADN puede transferirse y reagruparse de célula embrionaria al estado de linfocito B. Los descubrimientos de Tonegawa han permitido comprender cómo se produce la respuesta inmunitaria específica ante la presencia de diversos patógenos.


(Nació el 5 de septiembre de 1939 en Nagoya, Japón.)

Químico, fue el segundo de cuatro hijos. Su padre fue un ingeniero que trabajó para una compañía textil que tenía varias fábricas dispersas en ciudades rurales en el sur de Japón. Estudió en la Universidad de Kioto y en la de California en San Diego. Trabajó en el Instituto Salk de San Diego y, en 1971, pasó a trabajar al Instituto de Inmunología de la empresa farmacéutica Hoffmann-La Roche, en Basilea, donde coincidió con Niels Jerne. En 1981, volvió a los Estados Unidos al Instituto de Tecnología de Massachusetts (M.I.T.). Efectuó estudios sobre el origen genético de los anticuerpos. Antes de sus descubrimientos, se creía que a cada anticuerpo le correspondía un gen. Sin embargo, no hay suficientes genes en los 46 cromosomas humanos) para codificar tantas moléculas diferentes (alrededor de un millón). Entre 1976 y 1978, analizando los anticuerpos sintetizados por los linfocitos del tipo B, descubrió que todos ellos se producen mediante la combinación de un número reducido de genes (menos de mil), los cuales codifican secciones de la molécula y que luego pueden barajarse, mutar o recombinarse de diversas maneras. Además, Jerne comprobó que el barajamiento se ha realizado ya cuando nace el linfocito, por lo que cada uno de estos está capacitado para construir una familia determinada de anticuerpos, pero no otros. Evidenció que esos genes son distintos en el linfocito B y en una célula reproductora, debido al barajamiento. Posteriormente, encontró un fenómeno parecido en los linfocitos T (células asesinas), que poseen receptores que les permiten reconocer a las células ajenas (Alfonseca, 1999). En 1987, fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina, por el descubrimiento de los fundamentos genéticos de la formación de los anticuerpos. Ese mismo año, recibió también el Premio Lasker de Investigación Médica.