McClintock, Barbara (Premio Nobel de Medicina en 1983)
Wikipedia commons, sin autor.

Recibió el Premio Nobel por: su descubrimiento de los transposones.

Importancia de la investigación galardonada: los transposones, anteriormente llamados “genes saltarines”, son elementos genéticos móviles que pueden causar mutaciones y cambios en la cantidad de ADN del genoma. Explican muchas de las modificaciones de los descendientes de los seres vivos.


(Nació el 16 de junio de 1902 en Hartford, Estados Unidos; murió el 2 de septiembre de 1992 en Nueva York.)

Fisióloga, fue hija de la pianista Sara Ryder Handy y el médico Thomas Henry McClintock. Inició sus estudios en 1919 en la Universidad de Cornell, Ithaca, donde se doctoró en 1927. Fue profesora en esta universidad y trabajó además en el Instituto Carnegie en Cold Spring Harbor. En 1951, después de años de trabajo, publicó el hallazgo de elementos genéticos transponibles (transposones) en el maíz. Constató, al estudiar los cromosomas bajo el microscopio, que había por lo menos dos segmentos de cromosoma que podían cambiar de posición, modificando la actividad de los genes próximos, que son conectados o desconectados a medida que los transposones se mueven. Durante muchos años sus descubrimientos fueron sistemáticamente ignorados por sus colegas, ya que se oponían a las teorías prevalentes, que partían de la base de la estabilidad de la información genética. Desde finales de los sesenta, sin embargo, fueron descubriéndose transposones en otros organismos, como bacterias (Escherichia coli), levaduras (Saccharomyces cerevisiae), insectos (Drosophila melanogaster), animales pluricelulares y el hombre (Alfonseca, 1999). En 1983, se transformó en la tercera mujer galardonada con un Premio Nobel de Fisiología o Medicina, y en la primera que lo obtuvo en solitario, por su descubrimiento de los transposones. Al concedérselo, la Academia Sueca de Ciencias comparó su trabajo con el de Gregor Mendel, quien también permaneció ignorado durante mucho tiempo. Al conocer la noticia de la concesión del Premio dijo que quizá fuera injusto que se premiara a alguien por haberlo pasado tan bien haciendo preguntas simples al maíz y observando sus sabias respuestas. Recibió diversos galardones como la Medalla Nacional de Ciencias de Estados Unidos en 1970 el Premio Lasker en 1981, el Premio Louisa Horwitz de biología o bioquímica en 1982, el Premio Charles Léopold Mayer en 1982, entre otros. Fue objeto de varios grados honorarios de parte de instituciones como la Universidad de Rochester en 1947, al Universidad de Harvard en 1979, la Universidad de Cambridge en 1982, entre otras. Fue autora del libro The Discovery and Characterization of Transposable Elements (El descubrimiento y la caracterización de los transposones) escrito en 1987. Falleció por causas naturales en septiembre de 1992 a la edad de 90 años.