Landsteiner, Karl (Premio Nobel de Medicina en 1930)
Foto: Wikipedia commons, sin autor.

Recibió el Premio Nobel por: el descubrimiento de los grupos sanguíneos.

Importancia de la investigación galardonada: Cada persona tiene un conjunto de características propias en su sistema sanguíneo. Las trasfusiones de sangre se realizan por decenas de miles cada día entre seres humanos y es muy importante establecer la compatibilidad del donante con el receptor.


(Nació el 14 de junio de 1868 en Viena, Imperio austrohúngaro; murió el 26 de junio de 1943 en Nueva York, Estados Unidos.)

Médico, bacteriólogo y fisiólogo, su padre fue Leopold Landsteiner, doctor en leyes y periodista, y su madre Fanny Hess. Estudió medicina en la Universidad de Viena y se graduó en 1891. Entre 1898 y 1908, fue profesor asistente en el Departamento Universitario de Patología Anatómica de la Universidad de Viena; y luego recibió el cargo de profesor de Anatomía Patológica en 1911. Pasó luego a ser prosector en el Hospital de La Haya y finalmente trabajó en el Instituto Rockefeller de Nueva York en el Instituto de Investigación Médica, desde 1922 hasta su muerte. Su descubrimiento principal, hecho en el año 1900, fue la constatación de que el suero sanguíneo de una persona puede aglutinar los hematíes de la sangre de otra, lo que significa que la sangre de todos los individuos no es compatible, puesto que existen grupos diferentes, denominados A, B y O. En 1902, dos de sus colegas descubrieron un cuarto grupo, llamado AB, que explicó los efectos nocivos de algunas transfusiones. En 1927, descubrió los antígenos M y N, que permiten subdividir los grupos sanguíneos normales, y en 1940 halló en los monos Rhesus el factor Rh, el cual complicaba aún más el proceso, pues introduce las nociones de sangre positiva, si tiene el factor, y negativa, si no lo tiene ya que, por ejemplo, la incompatibilidad del factor Rh entre la madre y el feto puede provocar abortos o enfermedades graves del niño. Sus hallazgos permitieron precisar fácilmente la compatibilidad sanguínea, convirtiendo las transfusiones en un proceso mucho más seguro. Además, revolucionaron la medicina forense, pues el que los grupos sanguíneos sean hereditarios permite tener evidencias científicas de la imposibilidad de la paternidad: si los grupos de padre e hijo son incompatibles según la herencia mendeliana la paternidad es imposible; pero si son compatibles no por eso queda demostrada (Alfonseca, 1999). En 1930, se le concedió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina. Entre sus obras destaca The Specificity of Serological Reactions (La especificidad de las reacciones serológicas, 1936). El 24 de junio de 1943, mientras se encontraba en su laboratorio en el Instituto Rockefeller, el doctor Landsteiner sufrió un ataque al corazón y dos días después murió en el hospital.