Farmacopea

El número de medicamentos ha crecido de manera incesante como fruto de la investigación y la comercialización. Ante la imposibilidad de que el médico aprenda decenas de miles de nombres, confusos y cambiantes, es útil que tenga presente la existencia de radicales sintácticos básicos que indican cuál es la acción que desarrollan los diferentes compuestos.

Las denominaciones comunes internacionales de los fármacos, que son organizadas y avaladas por los comités de nomenclaturas de la O.M.S., permiten la estructuración de un lenguaje que facilita la comunicación sobre estos tópicos.

Enseguida se ofrece información sobre estas nomenclaturas. La O.M.S. espera que cada partícula (radical) tenga una definición fonética y ortográfica.