Einthoven, Willem (Premio Nobel de Medicina en 1924)
Foto: Wikipedia commons, sin autor.

Recibió el Premio Nobel por: el descubrimiento del mecanismo del electrocardiograma.

Importancia de la investigación galardonada: El electrocardiograma es el instrumento principal de la electrofisiología cardíaca. Se utiliza para determinar la presencia de enfermedades disrítmicas e isquémicas del corazón, así como para establecer la evolución y pronóstico de estas afecciones.


(Nació el 21 de mayo de 1860 en Semarang, Islas Orientales Holandesas; murió el 29 de septiembre de 1927 en Leiden, Holanda.)

Médico, fue hijo de Jacob Einthover quien ejerció como oficial médico del ejército en las Indias y más tarde un médico párroco en Semarang y su madre Louise M.M.C de Vogel, era hija del director de finanzas de las Indias. Estudió medicina en la Universidad de Utrecht y, desde 1886, fue profesor en la Universidad de Leiden. Desde muy joven se caracterizó por su capacidad para la oratoria, y además se destacó como políglota. En 1903, inventó el electrocardiógrafo, capaz de medir la actividad eléctrica del corazón (las corrientes eléctricas generadas cuando el músculo se contrae), cuya base es el galvanómetro de alambre, un instrumento muy sensible formado por un alambre metálico conectado al cuerpo y situado en un campo magnético. Funciona de manera que, al pasar la corriente, la interacción electromagnética obliga al alambre a desplazarse ligeramente, lo cual puede medirse mediante un microscopio u organizarse para mover una aguja entintada que marque el desplazamiento sobre una cinta de papel continuo. El doctor Einthover realizó varios cambios a su invento para lograr mediciones cada vez más precisas; en 1901, publicó el primer artículo científico comunicando sus experiencias con el galvanómetro de cuerda y su utilidad para el registro de los potenciales cardíacos; cinco años más tarde, describió con detalle las aplicaciones clínicas del electrocardiograma en un artículo titulado Le telecardiogramme, el cual sentó las bases para la avalancha informativa que se ha desarrollado desde entonces acerca de esta imprescindible herramienta en el análisis cardiológico. Durante varios años, de 1908 a 1913, se dedicó a obtener electrocardiogramas de personas sanas y a estudiarlos para reconocer sus características y distinguirlos de los de personas con corazones enfermos. Además, trabajó tratando de idear la mejor colocación de los electrodos, llegando esencialmente a la distribución actual (Alfonseca, 1999). En 1924, se le concedió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina. El doctor Einthoven fue miembro de la Dutch Royal Academy of Sciences. Murió a la edad de sesenta y siete años.