Carrel, Alexis (Premio Nobel de Medicina en 1912)
Foto: Wikipedia commons, sin autor.

Recibió el Premio Nobel por: su trabajo en la sutura vascular y trasplante de vasos sanguíneos y órganos.

Importancia de la investigación galardonada: Las suturas son materiales utilizados para ligar vasos sanguíneos o aproximar los tejidos. Están hechas de diferentes hilos y tamaños y son esenciales para la labor quirúrgica. Los trasplantes son reemplazos de órganos, tejidos o células enfermos por elementos sanos. Permiten una extraordinaria mejoría en las personas enfermas.


(Nació el 28 de junio de 1873 en Sainte-Loy-lès-Lyon, Francia; murió el 5 de noviembre de 1944 en París.)

Biólogo, médico y escritor, fue hijo de Alexis Carrel, hombre de negocios, y de Anne Ricard. En 1889, obtuvo una licenciatura en letras en la Universidad de Lyony en 1890 en ciencias. Entre 1896 y1900, fue interno y durante ese último año se doctoró en la misma universidad. Posteriormente, en 1904, se trasladó a los Estados Unidos donde trabajó en la Universidad de Chicago y en el Instituto Rockefeller de Nueva York. Regresó a Francia durante la Primera Guerra Mundial para servir como Mayor en el cuerpo médico del ejército francés y más tarde, participó también en la Segunda Guerra Mundial como miembro de una misión especial del Ministerio de Salud Francés. Durante la ocupación de Francia trabajó para el gobierno de Vichy como director de la Fundación Carrel para el Estudio de los Problemas Humanos. Fue acusado de colaborar con los nazis y de patrocinar programas de exterminio de los discapacitados, cargos que él rechazó. Sus trabajos mejoraron ostensiblemente las técnicas quirúrgicas y abrieron paso a los trasplantes de órganos y su conservación. Entre ellos, se destaca la creación de nuevos métodos de ligamiento y sutura de vasos sanguíneos que evitan unir directamente los bordes vasculares, revirtiendo los bordes de las heridas e impidiendo que los hilos queden hacia adentro, con lo cual se disminuye la formación posterior de trombos (Alfonseca, 1999). Además, realizó injertos de órganos y de vasos sanguíneos; tratamiento de heridas de guerra en colaboración con Henry D. Dakin, con quien desarrolló la solución antiséptica Carrel-Dakin, muy utilizada durante la Primera Guerra Mundial; conservación de órganos a muy baja temperatura; así como la creación de una especie de corazón artificial; conservó vivo un corazón de pollo durante más de treinta años y un corazón mecánico para irrigar los órganos y tejidos que deben conservarse vivos fuera del cuerpo, desarrollado en colaboración con el famoso aviador Charles A. Lindberg (1902-1974). En 1912, obtuvo el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por sus técnicas de sutura de vasos sanguíneos y trasplantes y en 1931, recibió el Premio Nordhoff- Yung por sus investigaciones sobre el cáncer. Su obra más conocida es L’homme, cet’inconnu (La incógnita del hombre, 1935). El doctor Carrel murió cuando ocupaba el puesto de director de la Fundación Carrel.