Behring, Emil Adolf von (Premio Nobel de Medicina en 1901)
Foto: Wikipedia Commons, sin autor.

Recibió el Premio Nobel por: su trabajo en la terapia con suero, especialmente en su aplicación contra la difteria, por medio de la cual abrió un nuevo camino en el dominio de la ciencia médica y de este modo puso en manos de los médicos un arma ganadora contra la enfermedad y las muertes.

Importancia de la investigación galardonada: La difteria es una enfermedad infecciosa aguda y epidémica causada por la bacteria corynebacterium diphtheriae. La difteria puede manifestarse de forma benigna y maligna. La sintomatología de la difteria benigna es: fiebre moderada, ganglios en el cuello y malestar general, así como las falsas membranas en las amígdalas, pilares faríngeos, úvula y velo del paladar. La forma maligna se caracteriza por una fiebre elevada y postración. Las membranas falsas pueden invadir la faringe y provocar la muerte por asfixia. Además los ganglios submaxilares son muy voluminosos y dolorosos. Se presenta con mayor frecuencia en niños.


(Nació el 15 de marzo de 1854 en Hansdorf, Prusia; murió el 31 de marzo de 1917 en Marburgo, Alemania)

Médico y bacteriólogo, fue hijo de August y Auguste Behring. El doctor Behring estudió medicina en la Academy for Military Doctors at the Royal Medical Surgical Friedrich Wilhelm Institute en 1874. Posteriormente, se desempeñó como cirujano military años más tarde, habiendo sido nombrado capitán de los cuerpos médicos para el Instituto Farmacológico de la Universidad de Bonn, se le asignó un puesto en el Instituto de Higiene de Berlín como ayudante de Robert Koch, uno de los pioneros de la bacteriología. Se desempeñó también como profesor de las universidades de Halle en 1894 y de Marburgo al año siguiente. En 1890, junto con el japonés Shibasaburo Kitasato, descubrió los sueros antitetánico y antidiftérico. Sus estudios comprobaron que la lucha contra los gérmenes patógenos no solo tiene lugar en las células, sino también en el suero sanguíneo, quedando este lleno de sustancias generadas por el cuerpo o antitoxinas; las cuales, inoculadas a otro individuo, protegen contra la enfermedad (inmunidad pasiva) (Alfonseca, 1999). Poco después, hizo públicos los resultados de su trabajo sobre la aplicación del suero contra la difteria en el que demostraba justamente que el poder de resistencia a la enfermedad no reside en las células del cuerpo, sino en el suero sanguíneo libre de células. Por este trabajo, el doctor Behring obtuvo el primer Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1901. Además de haber trabajado sobre la difteria y el tétanos, también investigó la tuberculosis, descubriendo una vacuna para inmunizar a los terneros. Fue merecedor de numerosas distinciones entre las que cabe destacar: el Geheimer Medizinalrat y oficial de la Legión de Honor francesa; recibió el nombramiento como miembro honorario de las Sociedades italiana, turca y francesa, así como de las Academias húngara y rusa. También se le concedieron medallas por sus trabajos en Alemania, Turquía y Rumania. El doctor Behring murió a causa de una neumonía en 1917.